Velas

13 octubre, 2011

Por   facebook una de nuestras amigas me sugirió que hablase sobre velas. Por lo que este post estará dedicado a ellas.

Las velas tienen muchos significados. Se usan desde tiempos inmemoriales en celebraciones religiosas, santería, meditación, etc. Yo me voy a centrar más en la vela como producto decorativo.

Hay muchos tipos de velas: nosotros las eligiremos por su aroma, color o textura.

La mayoría de las imágenes que encontraréis son tomadas de internet (casadiez, lasmanualidades.com, decoratrix, micasa…) y otras son personales.

¿Os habeis fijado que con tan sólo encender una vela sabemos que es un momento especial? Con ella se crea un ambiente romántico. El fuego, y en este caso, la simple llama de la vela es capaz de hipnotizarnos.
                         
Personalmente me encantan las velas, me suelen decir que da igual si la comida es buena o no, pero que si el restaurante tiene velitas ya me gusta. Y en parte tienen razón. También soy de la opinión de que la presentación es fundamental, y las velas forman parte de esta presentación. Si la presentación es buena, vas a comer con otra disposición.

                    

                    

Estas dos imágenes son imágenes de bodas, una ocasión donde las velas pueden ser grandes protagonistas. ¿Habéis pensando que sin las velas estas dos fotos no tendrían nada que ver?

Las velas no sólo se encuentran en la decoración de mesas, también pueden decorar cualquier punto de la casa. Destacan y dan calidez a cualquier rincón que antes pasaba desapercibido. Puedes encontrarlas solas, en composición, en portavelas, en fanales… Lo más importante es crear una composición armónica, fijándonos en sus colores y formas.
                       

                     

Esta composición es un centro de mesa, pero me ha hecho imaginar lo bien que podría quedar en el suelo en una entrada o en un pasillo ancho.
                    
Como ya os he comentado en algún otro post, las composiciones deben ser impares, y ésta resulta perfecta con el juego de los tamaños de los faroles. Al ser el mismo modelo, unifica la composición.
                                   

Esta imagen la he puesto porque al estar las velas sobre un soporte de espejo hace que se dupliquen los objetos y la iluminación.

                 

Estos bonitos farolillos cuadrados de hierro dan un bonito juego de luces a la habitación.

                                 

Me gusta la idea de colocar velas que guíen un camino: podemos usas vasitos con velas o antorchas.

                                 

Existen soportes de velas para exterior, donde podemos poner varios tipos de velas. Os recomiendo que al estar al exterior uséis velas perfumadas antimosquitos. En la imagen vemos que han optado por poner una vela flotante dando el toque de color con las flores moradas.

                                  

Es muy romántico y misterioso que la luz de las velas te vaya guiando, por un camino o bien por unas escaleras como en la imagen siguiente.

                           

Qué bonita manera de guiar a los Reyes Magos hacia nuestros zapatos.

                                 

Los fanales (las velas redondas) resultan perfectos para exteriores, ya que la llama se encuentra protegida del viento.

   

Estos fanales limitan perfectamente el espacio de nuestra reunión, haciendo el espacio más acogedor y romántico.

Velas flotantes, en el agua han colocado piedras y una flor en cada portavela.


En vez de añadir objetos al agua, otra idea sería añadir colorante al agua. Esto sería bueno hacerlo si nuestra decoración sigue unos tonos determinados.


                 

Qué candelabro tan bonito, se combinan velas con flores naturales.

             

Esta composición para centro de mesa es muy buena, ya que al ser tres portavelas altos no se impide la visión entre los comensales.

                    

Estos espectaculares faroles de hierro me parecen preciosos: líneas limpias y puras. La imagen es perfecta por la combinación de la mesa de madera vieja y el negro del hierro. Estos faroles son de ErreGe Hierro.

                                    

Como podéis ver, en un portavelas se puede poner todo lo que queramos. En este caso han utilizado arena y unas conchas que podemos encontrar en cualquier playa.

                   

Una chimenea también me resulta un lugar perfecto para colocar un grupo de velas, resulta más cómodo que hacer fuego y muchas veces el tiro de la chimenea no es lo suficientemente bueno para no crear mucho humo en la estancia.

                              

Este farol se situa al final del longitudinal mueble blanco de tal manera que consigue poner el broche final a la composición.


Al colocar faroles, y más cuando son de gran tamaño, tenemos que tener en cuenta que creamos un nuevo punto focal, por lo que también los podemos emplear para llamar la atención del espectador.



               

Ya sé que siempre os estoy diciendo que las composiciones deben ser impares, pero siempre hay excepciones: estos dos faroles, al situarse en una puerta, hacen de guía. Dos son suficientes para conducir hacia la zona deseada.


Si estos faroles tuvieran diferentes tamaños, la composición hubiera pedido más cantidad.


Por último quiero recomendaros que si os gustan las velas vayáis a la Noche de las velas, en la localidad segoviana de Pedraza: se celebra el primer y segundo fin de semana de julio. Las calles, plazas y jardines se llenan de velas, convirtiéndose en la única iluminación de la calle. Realmente bonito.

            

Espero que os hayan inspirado las imágenes que he seleccionado. En el próximo post os daré algun truco low cost, para centros de mesa con velas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario :)

Blogging tips